• No hay productos en el carrito.
Ver carrito
Subtotal: 0.00

Notícias

Lo que sucede entre bastidores

Nace la Silla Vacía Podcast

Después de 5 meses de estrenarme en Radio (Gisela López) con mi propio programa, he decidido transformar La Silla Vacía en un Podcast semanal con contenido práctico y exclusivo sobre Psicología.

Podría decir que a nivel logístico y organizativo ha sido realmente fácil. Incluso como idea, fue una propuesta que vino a mi sin yo buscarla (esas sincrónicas sorpresas mágicas de la vida). Sin embargo, a nivel emocional, como casi todo en la vida, es donde ha habido la gran movida.

El reto para mi ha sido confrontarme de nuevo con mi perfeccionismo extremo. No quería lanzar un podcast desde el cielo, en lugar desde la tierra, y perderme de nuevo en otro proyecto sin base. Y digo de nuevo, porque quien me conoce sabe de mi faceta emprendedora sin límites. Y esta vez, he querido emprender con límites muy claros. Para ello, la inversión económica ha sido la mínima e imprescindible para ofrecerte un producto de calidad a la vez que mi bolsillo no moría en el intento. Y además, la estructura interna ha sido simplificada al máximo para no generarme más estrés del necesario (recientemente he pausado mi perfil de IG y RRSS propios para dedicar más tiempo a la vida real).

Y te preguntarás, ¿de qué simplicidad estoy hablando? Bueno, el reto ha sido quitarle paja y detalles por un lado, y empezar desde la humildad desde otro. Los «detalles» tienen que ver con empezar solamente con un apartado general y un apartado tienda y prescindir de la membresía (dejándola para un futuro próximo si los resultados me lo piden). Mantener la marca «La Silla Vacía» pese a competir con un noticiero colombiano que ha pagado todos los derechos de .com, .es, .info y hasta el infinito. Mantener, por lo tanto, el logo y la intro (sin invertir en estas aparentemente cosas nimias) y jugárnosla a una sola carta teniendo vecinos con nombres más sugerentes para sus podcasts.

Respecto a la estructura interna, mi idea inicial era que hubiera un equipo permanente y constante de colaboradores. No obstante, gestionar eso supone tanto tiempo como energía, y chocaba con mi necesidad interna de hacerlo fácil. Así que habrá colaboradores, pero estas sinergias no se harán ni tan a menudo ni tan variadas como mi cabecita me mandaba. Por el contrario, voy a priorizar mis podcasts en solitario, donde mi creatividad y expresión profesional tenga alas propias. Sin filtros, ni mucha preparación (que es lo que a mi materia emocional le mata). 

Siguiendo con ese concepto de simplicidad y fluidez, decidí quitarme el peso de publicar semanalmente o de hacerlo un día concreto a la semana. La creatividad y el placer está totalmente reñido con la obligación, así que he dejado abierto la regularidad en cuanto a las publicaciones, sabiendo que eso favorecería aún más el hecho del compromiso con algo que no me genera presión ni exigencia.

Después de abriros un poco las tripas de La Silla Vacía, deciros que mi intención es, sobretodo, hacer llegar la Psicología humana y emocional a cuanta más gente mejor alrededor del mundo (digamos que mi nivel de ambición profesional ha quedado intacto :D). Y que los valores que sustentan este proyecto como grandes pilares son los Autenticidad, Libertad y Disfrute. Me importan tres cominos el Esfuerzo, la Motivación o la Dedicación, por ejemplo. Te aseguro que sé lo que hablo después de montar dos centros de terapia. Creo que si somos libres y auténticos de hacer, ser y sentir lo que somos, todo lo demás vendrá de forma fluida.

Dicho esto, os invito a que conozcáis los colaboradores habituales de La Silla Vacía, y quizás, si has llegado hasta el final de este texto, te interesará saber el por qué he estrenado este Podcast un 7 de mayo. En el Inicio de esta web encontrarás la respuesta en mi descripción 😉

Ahora sí: ¡Escúchanos y disfruta del contenido!

 

Ir arriba